Bienvenid@ a bendiciones de Paula

Mi objetivo es ayudar y guiar a todos los que a mí acudan

Para reservar una cita o hacer un encargo

Una vez realizado el pago, ponte en contacto conmigo para agendar tu cita. Si dispongo de un hueco en la agenda te puedo atender hoy mismo.

Te recibo por llamada, video llamada, zoom o por WhatsApp. Los métodos de pago son por Bizum al teléfono de contacto 697223098. No se hace devoluciones de ningún servicio. Si deseas cambiar la cita, ruego que me avise con un mínimo de 5 horas de antelación.

Hable conmigo hoy mismo. Seguro que haremos posible.

Un poco sobre mí

¿Como llegó a mi el tarot?

Mi primera baraja de Tarot, la vi en una tienda muy elegante dentro de un centro comercial en Copacabana. Me acuerdo que antes de entrar tuve que contar el dinero que tenía en la cartera, porque a mis 18 años no disponía de casi nada. Entré y fui directamente hacia ellas y las llevé a casa. Al llegar, me encerré en mi habitación como si escondiera algo muy especial. Senté al suelo con las cartas y al mirarlas esparcidas, sentí como sí estuviera delante de una puerta abierta a algo fascinante. Esta baraja la uso hasta hoy en ocasiones especiales.

¿Como se manifestó mi clarividencia?
Me han contado, que a mis 4 años estaba muy enferma y no conseguían que mejorara. Tenia fiebre y deliraba. De repente por sorpresa de mi madre, le digo que encienda una vela a mi ángel de la guardia. Y que al finalizar la vela, me fui mejorando. Este hecho me han contado muchas veces.
tarot cards, tarot, fortune-7395644.jpg

Mi don

Desde que me acuerdo, he frecuentado Centros Espiritistas con algunos familiares Espiritistas de Umbanda. Así que me movía muy bien en estos lugares desde pequeña. A los quince años en una sección espiritista, me dice el medium que yo tenía que desarrollar y desenvolverme como espiritista y medium pues no tenía opción, porque mi energía y fuerza espiritual eran muy fuertes y saldrían de cualquier forma. Asi fue, en la Religión Umbanda soy hija de Oxum, Reina de las aguas dulces y de Ogum, un guerrero.

Una pequeña anécdota

Cuándo tenía unos once años, me doy cuenta de que podía ver cosas que otros no veían. Lo cual como es normal en esta edad, me daba mucho miedo, principalmente por las noches. Por aquel entonces, todas las noches me tapaba con la sábana y rezaba con todas mis fuerzas pidiendo que: «Por favor Dios, haga con que no vea, escuche, sienta, presienta, huela, nada que me dé miedo» Así conseguía dormir